EL PELIGRO DE COMPENSAR

El sufrimiento es necesario para que se abra la coraza del ego. (Luego deja de ser necesario cuando uno se da cuenta de su inutilidad, y se apuesta por ser feliz).

Cuando el ser se ahoga tiene que sacar la cabeza para respirar. Y ese es el momento mágico que por un instante se abre y se conecta a la realidad, a la vida, a los demás, a sí mismo, a la verdad, a su verdad.

La vulnerabilidad es una condición necesaria para que una terapia sea exitosa. Es ese saber profundo que el moverte no te va a doler más que el estarte quieto, porque eso es imposible, esto ya es demasiado doloroso. Es estar dispuesto a mostrarte con todo y con verdad. Es el no tener miedo a exponerte y a abrirte porque ya estas pagando un precio muy alto por estar escondido, quizás demasiado alto. Y en ese estallido de vida de nuestro ser, que ya no puede más y necesita pronunciarse, tú te descubres a ti mismo. Te ves, te reconoces al mostrarte. Y en el proceso descubres que no te mueres, que no pasa nada si saltas, si te atreves. Más bien pasan muchas cosas buenas, que ni en el mejor de tus sueños…

Conexión, conexión real, conexión humana. Contacto profundo. Encuentro transformador, evocador, transportador y pleno en sí mismo. Que no necesita de nada más el ser en esos momentos para seguir viviendo. Encuentro sagrado, experiencia divina. Estado de flujo lo llaman. Y dicen que la felicidad es más parecida al fluir que al placer en sí mismo.

Cambiar duele, crecer duele. Por eso no nos movemos. No evolucionamos hasta que el dolor de estarnos quietos es más alto que el de movernos. Es en ese preciso momento cuando el sufrimiento se vuelve insoportable, ni un segundo antes, ni un segundo después, que existe una verdadera oportunidad de cambio, de transformación. Porque es muy fácil volver a recoger el chiringuito y decir que aquí nunca pasó nada.

Hay que aprovechar las grietas, por ahí es por donde entra la luz, por las heridas. No queremos asomarnos a nuestra oscuridad sin llegar siquiera a imaginarnos que ahí es donde habita nuestra luz. Porque, ¿sabías que tu lado oscuro es tu interior?

LA VERDAD SIEMPRE SALVA.

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s