GRACIAS FAMILIA

GRACIAS. Gracias por tanto amor y tanto apoyo. Gracias por creer en mí y en mis talentos. Gracias por hacer posible luchar por mi sueño. Gracias por todas las oportunidades y enseñanzas que me aportan vuestra existencia. Gracias por ser como sois y obligarme a superarme cada día. Gracias por desear o mejor para mí y por el esfuerzo económico que supone invertir en mí y en mi carrera profesional. Gracias por buscar las formas y las maneras para que esto no se quede aquí, para que nunca dejemos de crecer. Gracias por mostraros y dejaros afectar por mis experiencias. Gracias por estar abiertos a superar todos los juegos que nos dañan, y atrevernos, aunque solo sea por momentos (por ahora), a mostrarnos de verdad y con verdad. Gracias por verme, por atreveros a mirar más allá de las apariencias, con lo mucho que sé que os cuesta esto. Gracias por apreciar mi alma y mi sensibilidad y animarme a usarla para ayudar a los demás, para ayudaros a vosotros, para ayudarme a mí misma.

Gracias por apreciar el significar el sufrimiento. Porque cuando nos atrevemos a significarlo pasa a ser simplemente dolor, humano y real, y le da sentido a la vida.

Gracias por atreveros a contar conmigo y valorar el poder del cuidado del mundo interior. Gracias. Gracias. Gracias.

Deseo que nunca olvidéis que estoy aquí para cuando os duela el alma o simplemente sintáis confusión. Es un honor, un privilegio y un placer poder acompañaros a las profundidades de vuestra alma. Gracias por dejarme conocer un poquito de vuestro interior. Gracias por mostraros. Gracias por dejarme conoceros de verdad.

Porque como dice Papá: “Soy una experta en sufrimiento”. De todo lo que me he dejado afectar. Y eso hay que usarlo en beneficio propio y de los demás, o te acaba consumiendo por dentro.

GRACIAS. Gracias por no entenderme y obligarme a que yo lo hiciera. Gracias por necesitar que yo simplificara y aclarara mis mensajes, pues es algo que me ayuda en todos los aspectos de mi vida. Gracias por no haceros cargo de mi mundo interior, porque eso me obligó a madurar y a aprender a hacerlo por mí misma. Y aunque al principio duele, luego es el mejor regalo que os podemos hacer a nosotros mismos. Más que nada porque no hay nadie que pueda hacerlo por nosotros, por mucha buena voluntad que tenga. Y parece que a veces solo reaccionamos cuando no tenemos opción.

Así que, ¡GRACIAS FAMILIA!

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s