Se junta más dando que pidiendo

Dicen que se junta más pidiendo que dando. Pero empiezo a creer que no es cierto. Cuando das, cuando te decantas por el amor (Vs el miedo), por el abrirte (Vs cerrarte), por el entregarte (Vs reprimirte), ocurre algo mágico. Es como que todo te es entregado porque en realidad no necesitas nada. Agradeces lo que te viene y aceptas lo que no te toca. “No sería para ti”. ¿Por qué limitar las infinitas posibilidades del universo? Cuando te resistes a soltar la idea de conseguir algo que no te toca, te pierdes todo lo que te viene. Todo es por algo, nada es bueno ni malo. Simplemente es. Y seguramente tenga su razón de ser aunque ahora mismo no podamos verlo. Al universo le encanta la metáfora. De alguna manera, todo lo que pasa fuera es un reflejo de todo lo que ocurre dentro, y a la inversa. Tenemos más poder e influencia de lo que nos pensamos. Usemoslos de una manera consciente, sana y explícita. Límites. Benditos límites. Eso que tanta grima nos da, y a la vez, cuando no se ponen es como si se diera un abandono. Los límites dan alas. El trabajo, la responsabilidad, es libertad. Cuando no queremos responsabilizarnos nos condenamos a vivir en las tinieblas, divorciados de nosotros mismos, condicionados, vendidos, dependientes. Y desde ahí, nos dedicamos culpar a lo externo, por la propia inconsciencia de lo interno.

Pulgas tenemos todos, sino es que no eres humano. Muerto en vida, cerraste el canal. Pero, ¿sabes qué? Que todo está bien. Lo malo no es qué ocurra, lo dañino es no nombrarlo. Negar lo obvio.

No lo nombramos pensando que si lo hacemos ocurrirá, cuando no nos damos cuenta de que ya está ocurriendo y tu cuerpo ya lo está sufriendo, aunque tu boca no lo nombre y tu mente no lo piense. Contrario a lo que podría parecer, cuando somos capaces de ponerle nombre a todas las cosas obvias que nos negamos, las liberamos. Todas las sensaciones son valorativas, están dirigidas a un fin. Si las escuchamos, si les damos espacio nos darán todas las respuestas que andamos buscando. Si no escuchamos, nos perderemos buscando las respuestas fuera.

Porque “la esencia no se copia…”

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s