Autoestima: la diferencia entre gustarse y quererse.

AUTOESTIMA: LA DIFERENCIA ENTRE GUSTARSE Y QUERERSE.

Una forma sencilla de entender que es la autoestima es observar la diferencia entre gustarse y quererse. La mayoría de nosotros pensamos que nos queremos porque cuando estamos bien nos gustamos, por lo que pensamos que es imposible que no tengamos buena autoestima o tengamos poca, porque yo me gusto. Me gusta lo que veo en el espejo cuando me arreglo, me gusta cuando fluyo haciendo las actividades que se me dan bien. Pero, ¿qué pasa cuando tenemos un mal día o un mal momento? ¿Qué pasa esos días que te miras al espejo y no te gusta lo que ves? O esos días que no eres capaz de materializar nada, de hacer tareas simples y sentirte realizado al hacerlas. ¿Qué pasa cuando estamos tristes, cuando no estamos en nuestro mejor momento?

Normalmente, llegados a este punto dejamos de gustarnos, de cuidarnos, de respetarnos y de querernos. Como la actividad no me salió como yo esperaba, como mi cara hoy no me gusta, como me siento triste porque perdí a alguien… pues hoy ni me quiero ni me cuido. Y es en este punto donde realmente se ve nuestra verdadera autoestima. Es muy fácil tratarnos bien cuando todo va bien. Pero, ¿y qué pasa cuando no es así? ¿Cómo nos hablamos y nos tratamos a nosotros mismos cuando más necesitamos hablarnos y tratarnos bien? Si me siento triste, ¿me entiendo y me acepto y cuido de mi vulnerabilidad?, ¿o me enfado y me hablo mal y me castigo por ser vulnerable? Cuando nos gustamos pero no nos queremos y aparece la tristeza, no nos cuidamos porque la creencia es que no hay nada de lo que cuidar, no podemos notar nuestro valor por nosotros mismos, necesitamos de lo externo porque nuestro valor esta fuera. Sin embargo, existen personas que aunque se encuentren tristes cuidan de ellas mismas porque pueden seguir notando su valor. Se dan silencio, las comidas que necesitan, un baño caliente, hacen cosas que les sientan bien, quedan con personas que les ayudan a explorar y aceptar sus emociones, etc. En fin, se tratan con amor aunque no estén en su mejor momento. He de reconocer que este hecho me impacto, nunca pensé que nadie se cuidara cuando se sentía triste, cuanto me queda por aprender.

Cuando existe una verdadera aceptación incondicional de uno mismo, y no condicionado a lo que hago, tengo o consigo, nos queremos con todo y siempre. Nos queremos cuando estamos contentos y cuando estamos tristes, nos queremos el día que tenemos el guapo subio y cuando nos sentimos horriblemente feos. De hecho, son esos momentos en los que más nos necesitamos a nosotros mismos. El problema es que nos tratamos como nos trataron cuando fuimos niños. Si no nos escucharon, no nos escucharemos, si no nos tuvieron en cuenta, no nos tendremos en cuenta, si no nos permitieron fallar, no nos permitiremos fallarnos, etc. Es importante tomar consciencia de nuestro discurso interno para poder rebatirlo, a la mente hay que escucharla pero no hay que creérsela. Hay que prestar atención a cómo nos hablamos a nosotros mismos, es bastante indicativo de la relación que tenemos con nuestro interior.

Es complicado hablar de la relación con nosotros mismos, pues no podemos ver a nuestros niños de una forma directa aunque existan. Es más fácil cuidar a un niño de carne y hueso. Porque lo otro parece que solo son ideas, pero son ideas muy reales y que afectan a nuestro día a día. Queramos o no, ahora somos nuestros padres cuidadores, y dependiendo del tipo de cuidado que nos demos o no nos demos a nosotros mismos variará nuestro bienestar. Hubo un tiempo en el que no me cuidaba, no comía bien, no descansaba bien, no me procuraba momentos de placer, no me hablaba bien, etc. (Y sigo haciéndolo en menor grado). Pero era todo como algo muy interno que solo yo podía notar en mi interior, exteriormente se me podía ver bien. Fue por ese tiempo cuando empecé a tomar consciencia del tema de mi niña interior, y me quedé estupefacta cuando me di cuenta que si los servicios sociales vieran a mi niña me la quitarían. Iba sin alimentar, cansada, arrastrada, no estaba siendo escuchada ni tratada en consideración. Menos mal que no hay trabajadores sociales en el imaginario interno, si no me la hubieran quitado antes de que hubiera aprendido a cuidarla. Todavía me cuesta y sé que es un largo aprendizaje. Pero estoy muy contenta y bendigo todos los pasos dados.

Además, la única forma de poder llegar a ser realmente asertivo es teniendo una buena autoestima. Debido a que no buscas ser querido todo el tiempo, porque tu valía y tu amor propio no dependen del exterior, puedes expresarte libremente sin miedo a perder el valor que te llega desde lo externo. Pues tú notas claramente tu valor desde el interior, y sabes que si alguien pone en juego el amor o tu valor por un no, por expresar tu opinión, sabes que esa persona no merece tu amor ni tu atención, tú sabes que lo tienes dentro es mucho más valioso y merece ser cuidado.

Decidí hace algún tiempo que no volvería a cargarme a mi niña interior por salvar a los niños interiores de los otros. Hoy sé que yo soy su voz, y que nadie la defenderá ni la cuidará como yo lo hago. Me gusta darle el lujo de que se sienta defendida cuando se siente injustamente tratada, independientemente que mi parte racional adulta me diga que no tengo razón, porque solo yo conozco mis motivos, soy yo la única capaz de entenderla profundamente y cuidarla como se merece y necesita. Y desde ahí me es mucho más fácil tratar bien a los demás, aceptarlos tal como son. Entenderme me ayuda a entender que sus motivos tendrán y quién soy yo para juzgar, bastante tengo con responsabilizarme de mí misma. Lo único que puedo hacer por los demás es confiar en ellos y dejarles ser como son, el organismo es sabio y si soy capaz de respetar, ellos sabrán encontrar su forma de sanar.

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s