Propósito de vida

proposito de vida

“Cuando persigo al dinero nunca tengo lo suficiente. Cuando mi vida está concentrada en un propósito y en dar lo mejor de mí, entonces me vuelvo próspero”. Sabias palabras que me hicieron llegar dos grandes mujeres. Y de alguna manera me liberan de vivir el trabajo como lo que es hoy día, la esclavitud moderna.

Necesito compartir mi luz y mi oscuridad, para sanar, para sanarme, para nutrir, para nutrirme, para normalizar la vida interna que aunque parezca violento entrar ahí, es más violento vivir sin entrar en ello. Cuando no vas de la mano con tu pasado, con tu niño interior herido, te acompaña por detrás y te hiere y ataca sin ser consciente y sin tener nada que ver con tu realidad presente. El terreno ha cambiado pero nosotros seguimos usando el mapa anticuado.

“Recibirás lo que des. Aprenderás lo que enseñes”.

“Cuando sepas lo que sabes, entonces sabrás lo que eres”.

Abre el corazón y regala tu luz. No te la quedes solo para ti. Comparte tus descubrimientos internos e invita a otros a explorar. Algo bueno no tiene valor si no es compartido, entregado, revelado. Lo que se ve se luce, se nutre, se regenera, lo que no se pudre. No dejes que tus intenciones más puras se pudran por no llegar a ver la luz. Por no poder nutrirse de la luz y el aire que da ser mostradas. Miedo de compartir, de compartirnos, cuando nadie, ni nuestro peor enemigo nos juzgará tan severamente como nosotros mismos.  No tener miedo de un mal juicio externo, pues nos liberará de nuestro propio juicio y alimentará nuestros proyectos.

La vida es compartir, interactuar, rodearse de personas bellas y contactar con el precioso momento que nos regala su presencia. Interactuar con personas me trae a la vida. Reconozco y me felicito por mi apertura y por haber relajado defensas. Pero no cantes victoria porque todavía queda mucho camino. Es una tarea que no acaba nunca. Cada día es una nueva oportunidad para luchar por tus sueños. Como dice La Mala Rodríguez: “¿Por qué no voy a luchar? Si no tengo na´ que perder. Si no me lo das tú, otro lo hará y volveré como siempre a sentirme bien. Porque sin amor yo no vivo… No mendigo, solo pido, porque tengo mucho que ofrecer”.

Muévete, aunque luego no sea el camino, ya rectificaras. Muévelo, aunque cambie mil veces de forma, seguirá llevando tu esencia. Pero nunca, nunca, paralices tu crecimiento. Pues la vida te está esperando, aunque el tiempo no espere. Hazlo antes de que zarpe el barco, hazlo antes de que sea demasiado tarde, y te lamentes por lo que no hiciste.

Me comprometo a dejar de llorar y quejarme. Me comprometo a ayudar y a acercarme desde el amor. No reclamando o esperando recibir. Solo dando, compartiendo, entregándome y confiando en la sabiduría de los organismos, en la sabiduría del universo. Cada uno tiene su camino, y nosotros no somos nadie para querer cambiarlo. Pero sí que nos debemos el dar la oportunidad a los demás de que descubran que hay otras formas de relacionarse con uno mismo. Y que eso inevitablemente lleva al cambio de relación con los demás.

“Vive amando que no te importe el resultado”, grande La Mala Rodríguez.

Comparte tu alma, tu corazón, tu ser, tu vibración, tus inquietudes, tus experiencias, tu sabiduría, tu dolor, tu proceso, tu amor, tu humanidad, tu conexión. Porque todo eso es algo más grande que tú, que seguramente nunca llegarás a comprender. Pero ni falta que hace. Hay que confiar, y si no tienes fe, te la inventas, porque a la larga vale igual.

Comparte tu alma porque a ti te nutre. Sin más objetivo que el de compartirte en sí. Si te pierdes en otros temas del ego perderá pureza tu compartir y dejarás de nutrirte. Más bien, dañará tu alma y te hará replegarte sobre ti mismo.

¿Te atreves a desnudar tu alma y a hablar claro sobre lo que realmente ocurre en tu interior? Es interesante hacerlo solo por comprobar que no te mueres, y que no hay un precipicio al final de la línea del horizonte como siempre creímos. Si te da miedo ser y mostrarte, si nunca probaste tus alas, ¿cómo sabes que no las tienes?, ¿cómo sabes que no puedes volar? Sentimos las amenazas a nuestra idea del yo como verdaderos peligros físicos, miedo a la muerte física real, y el cerebro no sabe diferenciar entre fantasía y realidad. Pero ya no somos más unos niños, ya no volveremos a entrar en pánico absoluto sin poder pedir ayuda.

“El encuentro más íntimo no es el sexual: la verdadera intimidad se da entre dos que vencen el miedo a mostrarse emocionalmente tal cual son”.

“La peor mentira es cuando te mientes a ti mismo…”

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s