¿Qué es la Psicoterapia Humanista para mí?

 

Para mí es el regalo más grande que pudo hacerme nadie, aunque se pague. Es darte la certeza de ser profundamente entendido y validado en tus experiencias. Ayudándote a ponerle nombre a tus fantasmas y a tus miedos, que nunca pueden ser más grandes que nosotros mismos pues viven en nuestro interior. Es ese permiso silencio que te dan algunas personas para que puedas existir con todo. Con lo que te gusta mucho y con lo que te gusta menos. Incluso con aquellas partes que ni siquiera imaginabas que habitaban en ti. Confianza y aceptación para poder explorar. Acompañamiento, guía y contención para poder visitar esos lugares que se nos presentan como el infierno, cuando en realidad es nuestra única salvación. Solo atravesando la oscuridad podemos llegar a la luz. Solo atravesando el mar del sufrimiento podemos llegar a la orilla de la paz, que aunque sigue existiendo el dolor, el sufrimiento de la fantasía es más grande que el dolor de la realidad. Es ponerle nombre a los fantasmas y no dejar que se hagan más grandes que nosotros. El dolor es inevitable, el sufrimiento opcional. ¿Para qué conformarnos con solo sobrevivir cuando podemos vivir por derecho? Fue muy curioso cuando descubrí que mi lado oscuro, ese del que tanto huía, era mi interior. Curiosamente lo que yo andaba buscando y no sabía donde se hallaba.

La Terapia Centrada en la Persona (Carl Rogers) es una terapia de la idea del yo. Es muy potente a nivel individual, pero lo es aún más a nivel grupal, se amplifica todo. Al poder mostrarte y expresarte con todo en un entorno emocionalmente seguro, y poder recibir feedback de nuestros compañeros de viaje. El cual normalmente no tiene nada que ver con lo que nosotros pensamos de nosotros mismos. De la idea que tenemos de esa parte más sensible de la cual la mayoría suelen rehuir por no saber cómo gestionarla o llegando incluso a ridiculizarla: “No seas débil”. Cuando la realidad es que la verdadera fortaleza es poder mostrar y reconocernos nuestras debilidades para poder hacernos cargo de ellas, para reapropiárnoslas y poder jugar las cartas que están en nuestras manos en nuestro propio beneficio. Se trata de optimizar lo que ya es, en lugar de perder la energía en intentar llegar un ideal, que muy pocas veces tiene que ver con nuestros deseos reales, con nuestras necesidades primarias. Más bien, son caminos extraños para conseguir lo que verdaderamente nos importa, que es sentirnos queridos, aceptados y pertenecientes. Vinculados, el vínculo con los otros es lo que nos salva, nos nutre, nos eleve y nos despliega. Pero de alguna manera cuando nos encontramos totalmente desconectados de nosotros mismos se vuelve muy difícil sentirse conectados con los otros. Y ocurre ese extraño suceso, y es que aunque pases el día rodeado de personas no puedes acabar el día sintiéndote profundamente solo. ¿Y sabes por qué? Porque tú no estás contigo. De algún modo nosotros somos la conexión con el exterior, si esa conexión falla, no puede establecerse contacto desde el interior hacia afuera.

La Gestalt Relacional (Perls) aporta herramientas respetuosas para trabajar el darse cuenta. El darnos cuenta de cómo reaccionamos a nosotros mismos y a nuestro entorno. Tomar consciencia es el primer paso para poder cambiar aquellos funcionamientos que no nos son beneficiosos, que más bien limitan nuestro crecimiento y autorrealización. Este primer paso nos lleva inevitablemente, e implica, la responsabilización. “¿Qué quieres hacer con la única vida que tienes?” “No importa lo que han hecho contigo, si no lo que tú haces con lo que han hecho contigo”. Se puede trabajar a nivel individual, y también a nivel grupal. La potencia de la Gestalt en grupo es que dispones de unos otros para poder explorar tus sentimientos y reacciones con respecto al entorno, y con respecto a ti mismo en relación al entorno, siempre nos coloca en otro lugar el sentirnos observados, expuestos.

Como conclusión, reafirmarme en que la Psicoterapia Humanista para mí es un regalo del cielo. He probado diferentes orientaciones terapéuticas en mi proceso de crecimiento personal, y ninguna llegó a ayudarme tanto como lo pudo hacer el Humanismo. Gracias Universo por permitir que haya personas que se acerquen al ser humano con un enfoque diferente, alternativo, puede que minoritario, pero potentemente sanador. Gracias.

Advertisements

About Carmen Laura, Psicóloga Humanista

Psicóloga Sanitaria y Psicoterapeuta Humanista
This entry was posted in Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s