INICIO

La Psicología Humanista coloca a la persona en el centro. Se trabaja desde la parte sana fortaleciéndola. Alimentamos al lobo bueno y dejamos de alimentar al lobo malo para que muera de inanición. Las creencias solo pueden cambiarse creando otras nuevas, que compitan por el espacio mental y la atención, que es limitada. No podemos cambiarlas intentando destruirlas, pues eso las alimenta. Gastar la energía y la atención en alimentar las positivas, las que van con nosotros, las que nos hacen sentir bien. El cuerpo lo sabe, y nuestras sensaciones corporales nos confirman o desmienten si estamos en nuestro camino. Padecemos mucho sufrimiento existencial gratuito por evitar enfrentar el dolor, cuando el sufrimiento de la fantasía es mayor que el dolor de la realidad. Hay que llegar a las profundidades de uno mismo para poder llegar a lo más alto de nuestro potencial.

A través de la Terapia Humanista se facilita el escucharnos a nosotros mismos para poder seguir nuestra propia guía interna. Al mostrar (y el otro experimentarlo) comprensión e interés por el mundo interior del otro, la persona se anima a explorarlo. Y puede hallar aspectos escondidos o negados de sí mismo que no puede traer a consciencia porque no cuadran con sus esquemas del mundo. Esas piezas son las claves para poder completar el puzzle, para desenredar la madeja. A veces, sabemos lo que tenemos que hacer o que paso dar siguiente pero por mucho que nos empujen o nos empujemos no terminamos de avanzar, eso es porque debemos colocar otras cosas primero para que el engranaje realmente funcione. ¿Te atreves a explorar?

Personalmente creo que al final todo se reduce a la relación que hemos establecido con nosotros mismos. De ahí parte todo, de eso depende todo. La relación que mantenemos con nosotros mismos influye decisivamente en cómo vemos al mundo y cómo nos relacionamos con él. Vemos y tratamos a los demás igual que lo hacemos con nosotros mismos, y a la inversa. Nos vemos y nos tratamos a nosotros mismos como vemos y tratamos al mundo.

La propuesta se trata de un viaje a nuestro mundo interior. Cuando contactas psicológicamente inevitablemente viajas, viajas sin moverte del lugar. En este viaje interior también aprendemos a querer y aceptar todas nuestras partes, las que nos gustan y las que nos gustan menos. Es diferente gustarse que quererse, cuando uno se quiere a sí mismo si está triste se cuida, no se castiga más. Eso es lo que pasa cuando solo nos gustamos, mientras estamos bien y damos buena imagen todo es perfecto, nos gusta lo que vemos, pero en el momento que no nos gusta lo que vemos nos tiramos nosotros mismos a los leones. En lugar de querernos, cuidarnos, respetarnos y entendernos. Es importante cambiar la relación con las partes menos sanas de la persona para poder flexibilizar esquemas y acercar la idea del yo al yo real. La sanación es acercarse una y otra vez con amor, comprensión y compasión a nuestras heridas hasta que acaben cicatrizando.

No puedes perder tu esencia, pero sí la consciencia de ella. Por ello, es primordial devolver a cada uno lo que es suyo. Se sana desde la relación.

One Response to INICIO

  1. Laura says:

    Quisiera apuntarme a la actividad del viernes a las 19 hs

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s